CARTOGRAFIA POSIBLE PARA EL MUSEO DE LA GRAFICA DE CHILLAN,
un recorrido por una historia de 20 años

Juntar los datos con los cuales construir este mapa del Museo de la Gráfica de la municipalidad de Chillán, no solo implica realizar una descripción de las exposiciones, autores y propuestas de los artistas involucrados en este proyecto, también es ver como este espacio se transforma en una herramienta que han tomado algunos creadores para usarlo como dispositivo de reconocimiento en el desarrollo de las artes visuales y el grabado en el circuito cultural de la región y el país, todos estos datos nos servirán de referencia para articular una cartografía posible y un reconocimiento de este espacio cultural.

La colección que Hernando León (Yungay 1933) desarrolla en Dresden Alemania con la idea de crear este espacio tiene varios puntos de partida, el nos menciona en el catalogo inaugural: “Debido a los muchos años de activo contacto con artistas alemanes y sudamericanos, y por mi propia predilección por el dibujo como medio directo de expresión, no puede parecer extraño que uno de mis proyectos apuntara a la formación de una sólida colección de gráfica destinada a ser donada a una de las ciudades chilenas donde estudié o trabajé: Antofagasta, en el Norte de Chile, Chillán o Valdivia, en el Centro-Sur de mi país”. También el mismo catalogo inscribe la colección y la importancia de los grabadores de Dresden mencionando “La calidad de los dibujantes y grabadores alemanes es mundialmente conocida. También en Dresden, Chemnitz o Leipzig, en la Zona de la Sajonia alemana, este “arte sobre papel” tiene una larga y respetable tradición. Además de los nombres de artistas internacionalmente conocidos, que se han formado o trabajado en Dresde, como: Kirchner, Otto Dix, Kokoschka o Lasar Segall, maestros de las décadas de la posguerra como Hans Grundig, Hans-Theo Richter - no olvidemos nuestro alemán - chileno Oscar Trepe - Herrmann Glöckner o Wilhelm Rudolph entregaron al arte su valioso aporte” esto genera en la región un nuevo dispositivo de conocimiento al concretar una pequeña colección de obras y que puede dialogar con la mirada del grabado regional de la escuela de Arte  y la Pinacoteca de la Universidad de Concepción y su tradición.

Con la exposición inaugural desarrollada el año de 1996 en Alemania y posteriormente en 1997 en la Casa de la Cultura de la municipalidad de Chillán (Arauco 974), surge la matriz de lo que es hoy el Museo Internacional de la Gráfica de Chillán, partiendo en su fundación con setenta obras de grabadores Europeos, Latinoamericanos y una cantidad importante de Chilenos no solo parte una pequeña colección de obra gráfica en Chillán si no que vitaliza al grabado como una de las tradiciones mas importantes de las artes visuales de la región y el país. Esta tradición que tiene sus orígenes en Academia Vespertina de Concepción, en los años 50 donde se enseñó pintura de caballete, cerámica, grabado, dibujo y mural  con Julio Escámez, escuela de arte dependiente de la sociedad de bellas artes en donde encontramos nombres como Pedro Millar, Santos Chávez y la posterior creación de la escuela de grabado de la Universidad de Concepción en el año de 1972 con nombres como Eduardo Meissner y Jaime Fíca, o  la primera colección de grabados en la pinacoteca de la U. de Concepción desarrollada por su primer director Tole Peralta.

El Museo de la Gráfica de Chillán parte desde estas tensiones, la primera al constituirse en un archivo de la Gráfica nuevo para la región y la otra con una mirada que dinamiza junto a otros espacios las nuevas retóricas de las artes visuales tanto en Chillan la región como el país. Para ello tanto el grupo de artistas vinculados a la generación de León: Guillermo Núñez, Guillermo Deisler, Carlos Donaire director del taller de artes visuales T.A.V. y los gestores e instituciones como el curador de arte Emilio Ellena quien posibilito las exposiciones de “Delia del Carril” (2001), “Grabadores Populares del Noreste del Brasil” (2002), también la pequeña retrospectiva gráfica de “Roser Brú” (2002), sumándose a ello la presentación de la exposición de “La Lira Popular” (2001) en conjunto con el departamento de archivo oral y tradiciones populares de la Biblioteca Nacional y la retrospectiva de “Carlos Hermosilla” con el fondo de arte de la Universidad de Playa Ancha potencian el desarrollo de exposiciones que León realiza desde Europa.

La importancia de la colección radica en la diversidad de autores países generaciones que componen este archivo así obras de: Mario Carreño (Cuba), Edgardo Antonio Vigo( Argentina), Clemente Padin (Uruguay), Delia del Carril (Argentina), Eugenio Chicano (España), Alberto Quintanilla (Perú), Pedro Alcántara (Colombia),  Leonor Adler (Alemania), Ludwig Zeller (Chile), Ángela Hampel (Alemania), Margarita Pellegrin (Alemania), se constituyen en una didáctica de la obra grafica pos 50 en adelante.

La primera ubicación del museo se sitúa desde el año de 1997 al 2001 en la casa de la cultura de Chillan espacio compartido con la biblioteca municipal. En este espacio el museo inicia la primera estrategia de inserción usando la pequeña colección que tiene en ese momento y dividiéndola en exposiciones temporales e itinerantes, desarrolla exposiciones en distintos espacios educativos de difusión cultural en la comuna como la región y el país. Son las exposiciones de Guillermo Núñez, Lira Popular, América en la Gráfica, Fotografías de Doro Meyer, UNI/vers(;) de Guillermo Deisler las primeras colecciones del museo que empiezan a circular por el territorio a esto se acompañan pequeños talleres de difusión de la xilografía en un animo de revitalizar la tradición del grabado en la comuna, paralelamente a las exposiciones vinculadas al proyecto identitario del arte latinoamericano de los años 50, como lo es el grabado social que tensiona su mirada con los discursos generados desde los años 80 en adelante por talleres de Santiago como en Concepción, así el taller de artes visuales dirigido por Carlos Donaire e integrado por Guillermo Frommer, Gloria Fierro, Jorge Pulido, entre los que participan de las exposiciones colectivas del Museo y las exposiciones del taller “El Falucho” y el “Mono Manco” dirigido por Claudio Romo en conjunto a otros grabadores independientes y pertenecientes a la escuela de arte de la Universidad de Concepción como Roberto Cartes y Pablo Mena.

Este Museo no solo propone las experiencias expositivas propias de un espacio de difusión, sino también incide en la aceleración de las retóricas del arte contemporáneo en el territorio, inscribiendo desde su institucionalidad las propuestas de los creadores emergentes de la región siendo uno de los pocos espacios que en estos años ha validado solo la producción de grabado en el país.

Es relevante mencionar que a partir del año 2005 en adelante el Museo de la Gráfica se sitúa en su actual espacio ubicado a un costado de la Escuela México, junto a los murales de David Alfaro Siqueiros “Muerte al Invasor” y de Xavier Guerrero “De México a Chile”, murales creados entre los años 1941- 1942  fundantes de la historia del muralismo social en nuestro país, generando con ello un polo de desarrollo de las artes visuales en la comuna. Esta idea desarrollada en conjunto con el director del museo de la gráfica Hernando León viene a inscribir esta estrategia como un forma de visibilizar el Museo dentro de un circuito no solo de las artes visuales si no que cultural de la comuna del territorio. 

Este nuevo espacio genera a parte de  las  exposiciones temporales una nueva forma de vincular el rol del Museo con la comunidad haciéndose cargo de su rol de espacio de arte contemporáneo expandiendo su que hacer al desarrollo de diálogos y encuentros con otros actores vinculados a las artes visuales, la cultura y el patrimonio, pasa de ser un museo objeto (solo articulando exposiciones temporales e itinerantes) a un museo sujeto, con ello  cumplir un rol en donde la idea de lugar y la experiencia de los procesos sociales y culturales expanden el rol meramente de espacio expositivo del museo, creo importante este proceso pues es un cuestionamiento a la propia institución de arte, en tanto espacio de archivo y productor de sentido, con el desarrollo de los diálogos con talleres de artistas, como el Taller K dirigido por Klaudio Vidal o el T.A.V por Carlos Donaire, el trabajo con el grabador Anselmo Osorio ex integrante del taller 99, proyectos de espacios independientes como la galería Metropolitana de Santiago dirigida por Ana María Saavedra y Luis Alarcón o el CRAC dirigidos por Paulina Varas y José Llano de Valparaíso, proponen un modelo de trabajo en la relación Arte/Política, que marca esta constate tención  en la producción de los territorios como las relaciones Centro / Periferia.

Paralelamente a este proceso que se desarrolla entre los años 2005 en adelante que dinamiza los proyectos expositivos  en el Museo como el trabajo desarrollado por Guillermo Núñez en su exposición “Contra la Muerte” (2007- 2008) y sus donaciones al museo o las distintas exposiciones organizadas por Hernando León desde Alemania como Grabadores de Dresden, Finlandia, Estonia, las constantes curatorías desarrolladas por León desde el Museo para el extranjero con exposiciones en Dresden, Pirna,  Berlin (Alemania)y mas tarde en Málaga (España) con artistas de la región como del país generan nuevas visibilidades y circulación de autores.

tro antecedente son los Seminarios de análisis y producción critica y exposiciones en conjunto con la Universidad de las Artes y Ciencias Sociales ARCIS fortalecen este proceso con docentes, artistas y estudiantes  como Rodrigo Ortega, Héctor Sáez Romero, Carlos Donaire, Guillermo Frommer, Boris Campos Ernst y Mario Soro entre otros quienes participan activamente en la presentación de experiencias y proceso de obra de arte contemporáneo con la comunidad local articulando diálogos y talleres como  exposiciones temporales entre los años 2005 al 2014. Con el proceso de trabajo de los curadores de arte de la Trienal de Chile como Félix Suazo o mas tarde con Justo Pastor Mellado o los editores de la revista Plus  Cristian Muñoz Bahamondes y  David Romero Torres en el polo de desarrollo de las artes visuales de Concepción quienes con sus reflexiones y propuestas generan nuevas formas de articular los procesos curatoriales al interior del museo, permitiendo iniciar un mapeo de la producción de los talleres  regionales y nacionales en torno al grabado.

De esta manera el proceso curatorial de las exposiciones temporales  se abre a los integrantes de talleres de grabado del país para reconocer su trabajo en tanto discurso como técnicas a desarrollar así en forma sistemática. Artistas de Santiago (Taller K, T.A.V., Taller Agua Fuerte), Concepción (Taller Falucho, Mono Manco, Taller Pelentaro, Valparaíso (colección UPLA) potencian este reconocimiento de propuestas, junto a las donaciones y exposiciones individuales de artistas como Arturo Duclos, Carlos Altamirano, Adriana Asenjo, Eduardo Garreaud, Roser Bru, Carlos Hermosilla, Klaudio Vidal.

Creo sin duda que este archivo llamado Museo de la Gráfica, con esta idea de León de poder democratizar el conocimiento de la grafica y el grabado  hoy  a veinte años de su creación a acelerado y a realizado una puesta en valor del grabado desde su lugar y a contribuido al dialogo con los nuevos talleres y artistas como los espacios de formación como la Universidad de Concepción, estos talleres que ya conocemos y que pertenecen a la asociación de grabadores del Biobio como la Casa Taller Azul Taller & Laboratorio de Arte y Cultura Visual (2000), el taller Hora Negra (2010) dirigido por Christian Rodríguez en Chillán, el “Taller Pelentaro” de Concepción y Falucho de Talcahuano, potencian  el trabajo de los talleres recientes como el “Taller Mezzottinta” del Centro de arte y cultura visual Fabrika  dirigido por Héctor Sáez Romero desde el año 2013 o los recientes talleres creado en la comuna de San Carlos este año 2016 como el “Taller de Grafica Siete Vientos” dirigido por Italo Meza y el taller de la escuela Joaquín del Pino dirigido por el artista visual Miguel Vásquez que se suman a las distintas experiencias territoriales por fortalecer y difundir las artes visuales en nuestro territorio.

Misión

El Museo Internacional de la Gráfica Contemporánea de Chillán es una entidad cultural abierta al público, que tiene como misión investigar, conservar y educar sobre los procesos artísticos y culturales que se generan en la contemporaneidad a través de exposiciones temporales e itinerantes. Este espacio fomenta la participación e inclusión de públicos para generar pensamiento crítico y reconocimiento del patrimonio de la gráfica contemporánea.

En resumen la misión del Museo es; conservar, investigar difundir la colección que tiene, potenciando su difusión, investigación de obras y autores como desarrollar las vinculaciones arte/educación, arte/patrimonio, arte/comunidad a través de sus exposiciones temporales e itinerantes.

Visión

Ser un espacio cultural dinámico, destinado a la exhibición, difusión, conservación y archivo de la gráfica contemporánea, que reúna obras de artistas tanto nacionales como extranjeros, permitiendo una puesta en valor y reconocimiento de esta práctica artística a nivel local y nacional; así como también la apertura a otras manifestaciones contemporáneas que permitan fortalecer desde Ñuble el vínculo entre arte y las comunidad.